AYER Y HOY DE LA MÚSICA ELECTRÓNICA

La democratización de la música electrónica es un tema que ha abarcado más de veinte años de existencia, sin embargo, la tecnología aplicada a la música trasciende más de un siglo de vigencia, desde las primeras apariciones de distintos aparatos electro-mecánicos, como los Intonarumori del italiano Luigi Russolo y el Theremín del ruso León Thermen, no se ha detenido la constante aparición de dispositivos tecnológicos y musicales.

A mediados del siglo pasado toda aplicación de este combo entre tecnología y música estaba reducido únicamente a un sector privilegiado de personas dedicadas a la investigación académica (por ejemplo, la Musique Concréte y sus grandes aportaciones) financiados por universidades o por iniciativa privada, sobre todo en los países del primer mundo quienes eran los que principalmente podían mantener a estos investigadores en tan exótica labor por encontrar en el sonido nuevos umbrales del desarrollo humano.

A partir de los años 70 y con la aparición de distintas bandas en el mundo que integraban a sus composiciones recursos electrónicos como sintetizadores, la tecnología comenzó a tener más importancia y a hacerse más popular en la música; para el incio de la década de los 80 algunas marcas de sintetizadores, como ARP, desaparecieron del mercado y otras, como Moog, se desplazaron a un sector de mayor alcance económico, ésto debido a la aparición de marcas como Korg, Roland o Yamaha quienes redujeron notoriamente los precios de sus productos, ésto tuvo como efecto la aparición de una enorme cantidad de agrupaciones basadas solamente en sintetizadores en distintos paises europeos (Inglaterra, Alemania, Francia y los paises bajos básicamente) que lograron explotar estos recursos al máximo postulando así el inicio de la democratización tecnológico-musical y definiendo las bases y principios de muchos de los géneros electrónicos que hoy conocemos.

Las consecuencias fueron múltiples, pero entre todas ellas también el avance tecnológico dejaba claro que la escencia de la producción de la música electrónica radica en la aparición de nuevos recursos y en la formación profesional para su manejo. Durante la misma década se dió la evolución del sintetizador análogo al digital, el cual a través de un microchip permtía controlar mejor y de manera más eficaz todas las funciones del dispositivo, otorgándole a los músicos posibilidades aún más ilimitadas; junto con esto en esos mismos años apareció comercialmente por primera vez el sampler a través de la hoy desaparecida Ensoniq, así la oportunidad de grabar otros instrumentos o sonidos diversos creció enormemente, lo que trajo consigo una mayor popularidad de la tecnología y su desarrollo con la música. Asimismo, aunque todavía para entonces poco conocida, la informática ya se dejaba ver en la producción musical electrónica a través de la computadora Atari y con ella la vanguardista tecnología MIDI.

La década de los 90 protagonizó la evolución tecnológica más vertiginosa de todos los tiempos, la aparición de una escena rave mundial, el creciente y acelerado interés por la cultura del DJ, la imagen del músico electrónico como fetiche futurista, diversos cambios sociales que impactaron en la música y en los jóvenes y una serie de situaciones más demandaron que las marcas de sintetizadores diseñaran una mayor cantidad de ofertas tecnológicas de uso más amigable y económicamente más accesibles, dejando así detrás la idea de que los instrumentos electrónicos (como sintetizadores, samplers o cajas de ritmo, etcétera) eran un capricho que sólamente algunas personas con mayores recursos económicos podían alcanzar, sin embargo, el mayor impacto se vió en el desarrollo de las tecnologías virtuales, las computadoras y el internet comenzaban a tomar un rumbo acelerado y ascendente hacia la masificación, de igual forma el diseño de software musical estaba muy a la alza, los primeros sintetizadores virtuales se podían conseguir gratuitos en internet en versión beta (versión de prueba) pero empresas pioneras, como Propellerhead bajo el cuidado de la titánica Steinberg, comenzaba a poner la pauta del desarrollo de instrumentos virtuales, primero con el Rebirth (un sorprendente emulador de sonidos clásicos de Roland como la TB – 303, la TR – 909 y la TR – 808) y después a principios de esta década con el programa quizá más popular del mundo: Reason.

Este fenómeno de la virtualidad musical es la cumbre de la democratización de la música electrónica, las empresas comenzaron a desarrollar distintos dispositivos como superficies de control para el software y su ejecución, lo que provocó que la cantidad de productores alrededor del mundo creciera desmedidamente, generando, en muchas ocasiones, confusiones o producciones de mala calidad debido a lo accesible y al fácil engaño que la misma tecnología provoca, creyendo que las utilidades y los recursos para la producción se limitan únicamente a una computadora y a un software básico o único, perdiendo de vista que la mejor producción está basada escencialmente en la formación del productor quien debe conocer la tecnología de las distntintas épocas para rescatar lo mejor de ellas, fusionarlas y con ello conseguir producciones que impliquen una aportación no sólo de entretenimiento sino también de valor cultural y de una propuesta transcendental que signifique un legado para futuras generaciones.

La evolución tecnológica-musical no se ha detenido ni lo hará, pero es muy importante conocer lo que las empresas que desarrollan estos productos nos ofrecen para poder decidir mejor los recursos que se ajustan a nuestras necesidades, pero antes que esto suceda, sin duda lo más importante es la formación profesional del productor, lo que significa que interesarse en la producción de música electrónica no solamente se trata de la pista de baile y sus implicaciones, sino también de formación cultural, histórica (musical y tecnológica) y social, para entonces sí poder generar y hablar de escena.

Existen en internet muchísimas opciones para conocer el desarrollo de la tecnología y su influencia en la música a través del tiempo, sin embargo en algunas ocasiones nos podemos encontrar con proyectos sorprendentes muy bien fundamentados y con seriedad de investigación como el siguiente:

www.120years.net

Por Bishop UPG

Texto extraído de:

Revista Trance it / Núm. 58 / Año 2010 / Págs: 34 – 35.

DESCARGA en  PDF

advertisement

One Comentario

  • Señor.No
    April 14, 2014 | Permalink |

    bueno… pero falta aun abundar mas en esto obvio.. pues aquí me parece q el nombre del el texto.. es bueno .. el texto ya no.. al final la gente queda igual.
    saludos

Deja un comentario

Tu email no será compartido. Los campos marcados son obligatorios *